buy topamax without prescription cheap viramune for sale chantix order buy urso without a prescription buy benadryl online with mastercard buy capecitabine online uk

Artículo

El turismo rural ha abierto 148 nuevas casas, que suman casi 1.300 plazas en los últimos tres años.

La que está a punto de comenzar es su semana turística por excelencia. Y aunque esperan tiempos más boyantes que les permita subir la ocupación, es un sector que resiste la crisis, a tenor de las cifras. Se trata del turismo rural, un sector que en los últimos tres años ha visto crecer en casi 1.300 su número de plazas gracias a las 148 casas nuevas que se han ido añadiendo al panorama agroturístico catalán, según datos de la dirección general de Turisme de la Generalitat. Un crecimiento del 8,4% en tres años duros (2009-2011) durante los cuales su mayor esperanza ha sido el turismo de proximidad.

«Son pequeños negocios de carácter familiar que pueden resistir mejor en un contexto de crisis porque también pueden subsistir con menos», argumenta Montserrat Caberó, directora de Serveis Tècnics de Turalcat, la federación que junto con Concatur aglutina la mayoría de casas rurales de Catalunya. Sus previsiones para los días centrales de esta Semana Santa superarán el 80% de ocupación, cifra muy similar a la del año pasado, pero seguramente con caras nuevas. Y es que aunque se trate de un sector con un elevadísimo grado de fidelización, la tendencia que todos los operadores han ido advirtiendo desde que comenzó la crisis y que ha provocado un descenso de las salidas del país a favor del turismo de proximidad ha propiciado que muchos catalanes hayan vuelto la mirada hacia su propio territorio para explorar sus posibilidades. Una gran oportunidad de darse a conocer para el turismo rural que bien sabe que quien prueba, repite, y más ahora que el panorama para ellos no es que sea para tirar cohetes. «Tenemos un cliente muy fiel, muy concienciado con la naturaleza y la sostenibilidad. Pero ahora también vemos caras nuevas, gente que viene a descubrir el entorno, a probar cosas diferentes. Y precisamente la gente que prueba, vuelve. Puede que cambie de comarca, pero vuelve al turismo rural», asegura Pere Olius, presidente de Concatur. «Muchos clientes acaban convirtiéndose en amigos de la casa», añade Josep Maria Solé, presidente de Turalcat.

Si algo define al turismo rural no es sólo su vinculación con la agricultura y el entorno natural que en primera instancia muchos buscan. También ese trato personalizado que pocas veces se encuentra en otro tipo de establecimientos. «Procuramos cuidar mucho lo que ofrecemos», señala Solé, aunque también las exigencias son mayores. «Además de naturaleza la gente también mira mucho las posibilidades de hacer actividades como bicicleta de montaña, senderismo, escalada… La piscina es ya hoy un complemen- to de primera necesidad para nosotros», añade Olius. En los últimos años también se ha invertido mucho en sostenibilidad ambiental. Actualmente, explica Caberó, hay en Catalunya un centenar de establecimientos con la garantía de calidad ambiental, una certificación que convierte el territorio catalán en el único español que dispone de una distinción medioambiental semejante. «Para el cliente es una garantía si buscan alojarse en una casa respetuosa con el medio ambiente. Es un plus añadido a una oferta con un precio similar, igual o incluso más bajo que el que tienen otros», asegura la técnica de Turalcat.

Pero no todo es un camino de rosas. El turismo rural ha acusado la crisis igual que todos y sus niveles de ocupación han pasado del 24% de media anual en el 2009 al 19,8% en el 2011. Algo ha tenido que ver la creación de nuevas plazas en estos años (porcentualmente las marcas Costa Barcelona-Maresme y Costa Daurada son las que más han crecido, con un 15,2% y un 14,5% más de plazas respectivamente), pero sobre todo ha influido el recorte en el tiempo de las vacaciones. «Las estancias de dos o tres noches se ha quedado en una en muchos casos, y si antes teníamos clientes muchos fines de semana, ahora se concentra sobre todo en las fechas señaladas del calendario», explica Olius. «La oferta es más grande que la demanda porque todo el mundo rebaja precios y hay mucha oferta turística donde escoger. El año pasado no nos fue mal, pero este año casi no ha nevado en la montaña y hemos perdido pernoctaciones», añade Solé.

Sea como fuere, el sector ha hecho los deberes a la espera de tiempos mejores. La última acción ha sido la categorización de la oferta con espigas, que a modo de las estrellas del hotel distinguen los servicios con que cuenta cada casa. «Para los alojamientos ha sido una puesta al día y para el cliente saber con una ojeada el nivel de servicios ofrecidos», dice Caberó. Aunque el entorno natural seguirá siendo sin duda su mejor baza.

Fuente: El turismo rural de Catalunya eleva la calidad para hacerse más atractivo

Turismo Rural

Practica el turismo rural en España

Síguenos en las redes sociales de Casa Antiga.

Facebook: Casa Antiga – Turismo rural en Valencia

Twitter: Casa Antiga – Turismo Rural en Valencia

Google Plus: Casa Antiga – Turismo Rural Casa Antiga

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reserva Online
Fin de semana romántico – Escapada romántica
fin de semana romántico

Sorprende a tu pareja con un fin de semana romántico, y por tan solo 150 euros. Nosotros nos encargamos de todo (flores, velas, vino, cena y desayuno)

Más información

Casa Antiga – Casa rural en Valencia – Turismo rural en Valencia
Casa rural en Valencia

Casa Antiga es una casa rural en Valencia con mucho encanto. Vea la completa galería de imágenes de esta casa rural.

Ir a la galería de imágenes

Turismo rural en Ademuz
turismo rural en ademuz

Sin lugar a dudas la actividad de turismo rural en Ademuz que más adeptos tiene en la comarca es el senderismo. Existen diversas rutas por el territorio que podemos ir conociendo poco a poco a través de la red de senderos de pequeño recorrido.

Más información

Diseñado por :